10 de septiembre de 2012

Mas historia


La Misión Diocesana
Una vez elegido el lugar, los equipos de las diócesis de Oviedo y Calahorra concretaron el modo y los tiempos para realizar dicho proyecto misionero en la diócesis de Parakou:
En primer lugar se debía visitar la zona para ver los lugares de implantación. Esta visita la realizaron  los dos delegados de misiones – Gerardo Capellán (La Rioja) y Luis Legaspi (Asturias) – acompañados de un sacerdote de la diócesis de Oviedo.
Se concretó el modo de realización: los sacerdotes de ambas diócesis pasarían los primeros meses juntos, estudiando la lengua y la cultura baribá. Después se establecerían en dos misiones diferentes y cercanas la una de la otra.
La Misión Diocesana de Fô-Bouré comenzó el 9 de noviembre de 1986.
Las Diócesis de Calahorra y Parakou establecían, a través de sus obispos monseñor Francisco Álvarez Martínez (1976-1989) y monseñor Nestor Assogbá (1976-1999), un acuerdo tácito de colaboración con tiempo indefinido, que se concretaba, en un primer momento, en el envío de un equipo de sacerdotes a la diócesis africana. El coordinador en estos inicios fue el delegado de misiones Gerardo Capellán.
Durante el tiempo de preparación en la escuela de lengua – duró seis meses –, y junto al obispo diocesano, se fijó el primer lugar para iniciar el trabajo: Fô-Bouré.
El 25 de mayo de 1987 se estableció el primer equipo conjunto: Jesús María Peña de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, y José Manuel Álvarez de la diócesis de Oviedo.
En la Misión trabajaba una comunidad de religiosas pertenecientes a la Congregación, de fundación francesa, Filles du Coeur de Marie.
El 23 de marzo de 1988, Luis Suárez, sacerdote de la diócesis de Oviedo se incorporó al equipo.
El 17 de mayo de 1988 monseñor Assogbá comunicó a Jesús María Peña que los sacerdotes asturianos se hacen cargo de la misión de Bembèrèkè, mientras que los riojanos permanecerán en la de Fô-Bouré.
Unos días más tarde, el 8 de junio de 1988, se culminó el proceso que había comenzado en 1985 y que fue llevado a la práctica según se había previsto desde el comienzo: Fô-Bouré y Bembèrèkè eran dos lugares a sólo 40km de distancia, lo cual hacía posible un contacto frecuente y un apoyo  en la actividad pastoral.
El 23 de noviembre de 1992, el Consejo Presbiteral de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, presidido por don Ramón Búa Otero (1989-2003), ratificó el compromiso establecido con la Diócesis de Parakou, deseando que se “vaya enviando sacerdotes para reforzar y continuar el equipo ya existente allí”. Miguel Ángel Ezquerro impulsó este proceso como delegado de misiones.
El 22 de diciembre de 1999, la diócesis de Parakou se convirtió en archidiócesis con dos diócesis sufragáneas: Kandi y N’Dali. La Misión de Fô-Bouré pasó a formar parte de la nueva diócesis de N’Dali, cuyo primer obispo es monseñor Martin Adjou.
En Fô-Bouré han ejercido su ministerio Jesús María Peña (1986-1994), José Andrés Pérez (1989-1997), Fernando Azofra (1995-2005) y Miguel Ángel Miranda (2002-2006). En la Misión continúan Juan Pablo López (1996 -…) y Luis Ángel Moral (2006-…). En Diciembre de 1999 se incorporó al equipo el seglar Alberto Fernández Malanda que permaneció en Fô-Bouré 14 meses.
Desde enero de 2011, Rafael Quirós, de la diócesis de Barbastro-Monzón, forma parte del equipo sacerdotal de Fô-Bouré. Monseñor Juan José Omella, obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, y monseñor Alfonso Milián, obispo de Barbastro-Monzón, aprobaron el 25 de julio de 2010 un Convenio de Cooperación Misionera entre ambas diócesis.

No hay comentarios :