20 de enero de 2017

Nuestro Obispo habla de la Infancia Misionera

La celebración de la Jornada de Infancia Misionera, el cuarto domingo de enero, es una invitación a las comunidades eclesiales, donde los niños se están iniciando en la vida de la Iglesia con el conocimiento de
Jesús, la participación en la eucaristía, la celebración de los sacramentos, el aprendizaje de la vida evangélica y el compromiso apostólico y misionero, a poner sus ojos en los más pequeños de la comunidad cristiana y descubrir en ellos la fuerza evangelizadora que el Señor ha puesto en su corazón.
Que en otros momentos de la historia. Hay millones de niños que sufren hambre - y cientos de ellos mueren cada día -, muchos no pueden ir a la escuela, están en zonas de conflicto bélico o son perseguidos por su fe; otros no pueden acceder a los servicios médicos más elementales.
Los huérfanos, los pobres, los refugiados, los enfermos y, sobre todo, aquellos que no conocen todavía a Jesús, todos ellos, están en el centro de las oraciones de nuestros niños.
La Infancia Misionera, que es una de las cuatro obras de las Obras Misionales Pontificias (la más conocida es la de la Propagación de la Fe que cada año organiza la Jornada del Domund), tiene por finalidad al igual que las otras tres infundir en los católicos un espíritu universal y misionero.
Pero con un matiz diferencial importante: a diferencia de las otras la Infancia Misionera, llamada también Santa Infancia, destina todos sus esfuerzos a los niños. O, para ser más precisos, son los niños los verdaderos protagonistas de esta Obra misionera. No es solo una obra para los niños, sino más bien una Obra de los niños y con los niños. 

                                                                                                           ver más 

19 de enero de 2017

Cartel Infancia Misionera 2017



Una “escalera” con los peldaños que marcan las letras de la palabra “Sígueme”. La subida es laboriosa, como se refleja en el rostro de los niños que están escalando. Para llegar a la meta hay que esforzarse y ascender poco a poco. Aunque ese esfuerzo es individual, el recorrido se hace en compañía de los demás niños del mundo.

Los niños que suben representan a los chicos y chicas de Infancia Misionera, un servicio de la Iglesia que les ayuda a descubrir que ellos pueden ser también misioneros. Con la mochila de sus vidas al hombro e integrados en los pequeños grupos de esta Obra, dibujan la bella imagen de quienes se han puesto en camino siguiendo a Jesús.


18 de enero de 2017

Infancia Misionera 2017


OBJETIVOS

 Iniciar en los niños la experiencia de seguir a Jesús, poniendo las pisadas sobre sus huellas.

Suscitar en ellos una disposición a salir de sí mismos, para descubrir la belleza de caminar juntos en los grupos de Infancia Misionera.

Implicarles en actividades promovidas en la parroquia o en el colegio con motivo de la Jornada de Infancia   Misionera, y también a lo largo del año, para ayudar a los niños más necesitados.

Motivar a los educadores, catequistas y padres para que faciliten a los más pequeños su participación, como protagonistas, en la corriente de solidaridad misionera que promueve esta Obra Pontificia.



17 de enero de 2017

Lema de Infancia Misionera 2017


“SÍGUEME”. Es la tercera etapa del recorrido misionero propuesto para los años 2015-2018. Tras descubrir la Buena Noticia de que todos somos hijos de Dios, con el lema “Yo soy uno de ellos” (2015), se inició a los niños en la necesidad de agradecer todo lo que están recibiendo, con la expresión “Gracias” (2016). En este tercer tramo, Jesús llama a seguirle, a asumir un estilo de vida conforme a su ejemplo. Infancia Misionera se convierte así en una escuela de aprendizaje para los niños.


“SÍGUEME”. Al contemplar el rostro y sentir la ternura de la mirada de Jesús, los niños escuchan con atención la invitación a ser el mejor de sus amigos. Se trata de que los pequeños oigan esta invitación y respondan con prontitud.