15 de julio de 2016

Nuestra Revista.

Hemos enviado a  nuestros misioneros riojanos el número 73 en formato digital. Contamos noticias, chistes, ponemos artículos interesantes. Se trata mantener un vínculo especial con su tierra natal. Aquí os la ofrecemos para que la leáis. 


                                                         ver revista 

14 de julio de 2016

ENTRE GUERRAS, TERREMOTOS Y REFUGIADOS En la Jornada dedicada a los Misioneros Riojanos – 10 de julio

No he pensado si tengo miedo. Hay tanto por hacer, tantas personas con las que estar…” Lo decía sonriendo Rodrigo, un cura chileno que vive desde hace cuatro años en Alepo (Siria) entre bombardeos y tiroteos. A la pregunta de la periodista contestó que los cristianos sirios viven en una Iglesia martirial y añadió que “vivir un cristianismo acomodado y mundano nada tiene que ver con el Evangelio”.
Isabel es misionera riojana. La conozco desde hace muchos años. Está en Camerún y, entre otras muchas actividades, participa en el programa de acogida que su diócesis tiene con los refugiados que llegan de Centroáfrica. Dice que el objetivo es que se integren en la sociedad camerunesa, que no se sientan extranjeros; han descubierto que el modo más efectivo de que los refugiados y las comunidades de acogida colaboren consiste en incluir a estas últimas en los programas de ayuda humanitaria.

Juan José es obispo de Bangassou, en Centroáfrica. Grita angustiado que su país está bañado en sangre por conflictos internos a los que no son ajenos los países europeos y la pasividad de los 12.000 soldados de la ONU, cascos azules, que deberían defender al pueblo desamparado y no hacen nada por él. Soldados bien pagados por la ONU (por lo tanto también por el gobierno español), que viven en la República Centroafricana como sobre una montaña de dinero y que se escaquean tristemente. 

                                                                ver más

12 de julio de 2016

Celebramos el Encuentro de Familiares, Amigos y Misioneros

El pasado día 9 de julio, un total de 62 personas de Logroño  participamos en el XVIII Encuentro de Amigos, Familiares y Misioneros. El Encuentro tuvo lugar en Vitoria.
Salimos a las nueve de la mañana de la Estación de Autobuses llenos de ilusión por volver a encontrarnos otra vez.
Al llegar fuimos al Museo de Naipes y de Arqueología, dos museos que están juntos, en el Casco Antiguo de la ciudad. Nos dividimos en dos grupos para visitarlos. El museo de Naipes ofrece desde prensas y materiales que se utilizaban para fabricar los naipes, hasta una variada colección de cartas de los cinco continentes que tienen diferentes tamaños, formas y temas.
El museo de arqueología posee 1.500 piezas originarias de Álava, desde la prehistoria hasta la Edad Media.
Después de visitar el Museo y disfrutar del Casco Antiguo, nos dirigimos a la parroquia de San Joaquín y Santa Ana para celebrar la Eucaristía. Nos esperaba el párroco y delegado de misiones de Vitoria, Javier Martínez de Bujanda, que puso todo  a nuestra disposición. Presidió la Eucaristía, Carmelo Pérez- Aradros, sacerdote diocesano del IEME, misionero en Zimbawe que se encuentra en España por motivos de salud. Concelebraron los dos sacerdotes que había en el encuentro Jesús María Peña y José María Sáenz Madroñero.
Una vez compartida la fe, recordando a todos los misioneros y teniendo presentes a todas las personas que sufren y que no conocen a Dios, nos dirigimos al Restaurante “El Mirador de Salburúa” para compartir la mesa.
El rato de la comida fue tranquilo y distendido,  al que se nos unieron algunas personas que forman o han formado parte de la misión, en Vitoria, con los que compartimos momentos agradables.
Una vez terminada la sobremesa nos dirigimos a dar un paseo por el Humedal de Salburúa. En él  se encuentran  diversidad de especies de animales. Poco a poco y bajo la sombra llegamos al Centro de Interpretación. Después de visitarlo nos dimos cita en una sala en la  que los misioneros presentes nos contaron  sus experiencias en los países donde se encuentran.
Después de este  compartir, salimos hacia Logroño, felices por haber podido pasar esta jornada y por tener la ocasión de  unirnos  a nuestros misioneros riojanos y sus familias.