1 de octubre de 2012

Benín 28 de Septiembre de 2012


Hay días en los que las experiencias y emociones se concentran de tal manera que serían necesarias muchas páginas para intentar explicarlas, aunque desafortunadamente nunca se llegaría a transmitir lo experimentado. Por eso, ¡qué importante es poder vivirlas!. ¡Qué suerte tenemos los misioneros!
Hoy ha sido uno de esos días: al acabar la misa de la mañana, con los numerosos fieles que han asistido, nos hemos dirigido a casa de una anciana cristiana para compartir con ella la comunión del Cuerpo del Señor. Esto es un signo de fraternidad que los no cristianos admiran: “Mirad cómo se aman”.
Y de casa de Cecile, que así se llama la abuela, todos hemos ido a visitar al jefe tradicional del pueblo: es signo de respeto a la tradición con la que se convive en este pueblo. Y de allí hemos llegado a casa del imán de Fô-Bouré como signo de encuentro y diálogo. Por cierto, la segunda mujer del imán es hermana de un sacerdote y de una religiosa. Signo de respeto entre los miembros de diferentes religiones cuando se tiene voluntad de diálogo.
El desarrollo y la promoción no pueden separarse de lo que es la auténtica evangelización. ¿No es anuncio evangélico el trabajo desarrollado en el campo de la educación y la salud? ¿Y dotar de agua, luz eléctrica, cooperativas y talleres de formación profesional? Hoy hemos asistido a la inauguración del Centro de Salud y la Maternidad de uno de los pueblos más poblados de la zona. En su construcción ha colaborado la Misión con la ayuda financiera del ayuntamiento de Logroño y otros organismos.
Y la emoción ha continuado en la visita a una comunidad cristiana de la etnia gandó. Después de la catequesis una mujer ha dado su testimonio de seguimiento de Jesucristo a pesar de la oposición de toda su familia. En la etnia peul son fieles al Islam y cualquier conversión al Evangelio es una traición a su pueblo. Ella, solamente apoyada por su marido, busca el Bautismo: muchos viven en el norte de Benin un martirio incruento, siempre salvador.

No hay comentarios :