29 de abril de 2015

P. José Alfaro. Misionero riojano en Nepal

Tomado de el periódico digital " El Liberal" 


Publicado el 29/04/2015 - En un diálogo exclusivo con la hermana del padre escolapio José Alfaro (que trabajó años en Quimilí) que se salvó milagrosamente del fatal terremoto de Nepal, María Ángeles contó que el misionero aún permanecía en la capital de ese país y que desconocía cuándo podría salir de allí rumbo a su España natal, aunque se mostró aliviado de saber que "por lo menos está vivo".

Es que la incertidumbre por las pobres comunicaciones y el drama que asola a aquel rincón del planeta, donde los muertos se multiplican por miles, no les permiten tener tranquilidad a sus dos hermanos que residen en Logroño, en La Rioja : "Ha llamado a mi otro hermano, Jesús. Mientras hablaban ellos, mi hija que no lo sabía ha llamado a la embajada para preguntar. Luego, una señorita muy amable de la embajada, lo ha conectado y habló con mi hija en su trabajo y le ha dicho que está bien, dentro de todo", relató la mujer.

"No sabemos si vendrá o no, porque a él le correspondía venir el 1 de mayo, porque viene todos los años para esta fecha. Pero ahora no sabemos si lo van a sacar antes o no, porque el Gobierno ha puesto aviones para traer a todos los españoles. O quizás vendrá con su billete de avión que ya tenía desde hace meses", señaló.

Acerca de su última ubicación, María Ángeles relató que lo último que sabían era que el padre Alfaro seguía en la capital del devastado país: Por lo menos hasta hace seis horas que hablamos con él, seguía en Katmandú.

Sobre la odisea que vivió el sacerdote tras el sismo, su hermana, reveló: "Cuando ha sucedido el terremoto no estaba allí, estaba a muchos kilómetros. En 20 horas estuvo la mitad caminando, la mitad en autobús, porque los vehículos no podían pasar en muchos sitios, seguía caminando, tomaba otro autobús, y así hasta llegar a Katmandú. Cuando llegó se encontró con semejante desastre, una tragedia".

"Esta mañana le ha dicho a mi hermano, que el país se ha quedado como cincuenta años atrás. Todas las casas en las montañas han quedado destruidas. Todos los pueblecitos y aldeítas que había, todo eso ha desaparecido".

"Yo creo que ha de estar ayudando a toda esa pobre gente, porque cuando estaban hablando por teléfono con mi otro hermano, Jesús, le ha dicho: ?Que mucho que hacer, que tengo mucho que hacer?. Y ya, que han estado segundos".

"Conocemos que él es así, pero en estos casos, pues estamos cada día sobresaltados. Que ya ha venido un nuevo temblor, que ya otra cosa, y que no sabes nada (de él). Antes de ayer hablamos (el domingo), que fue ese viaje de 20 horas en bus y caminando, pero desde entonces hasta esta mañana (por ayer), fue una incertidumbre terrible", describió María Ángeles, que siempre espera que su hermano pueda volver.




2 comentarios :

Anónimo dijo...

Este cura es uno de los tipos mas tenebrosos que he conocido

marta maximiano dolado dijo...

Me gustaría ponerme en contacto con el misionero D. José Alfaro. Agradecería información o algún contacto
Atentamente
Marta (martamxd@hotmail.com)