13 de febrero de 2013

Los Misioneros con el Papa

“Te doy gracias, Benedicto XVI, por este gesto de humildad y coraje, de valentía y honestidad”.
Te doy gracias porque nos has enseñado que, a la hora de actuar y de tomar decisiones, lo que cuenta definitivamente es la propia conciencia, examinada ante Dios en la oración y el silencio.
Te agradezco el ejemplo de libertad de espíritu, de desprendimiento y de amor a la Iglesia.
Me edifica verte reconocer humildemente tus limitaciones y sacar valientemente las conclusiones pertinentes. Ver más 

No hay comentarios :