11 de febrero de 2013

Gracias, Santo Padre


Acaba de sorprender a toda la Iglesia Católica y a todo el mundo la noticia de la renuncia del papa Benedicto XVI a la Sede Romana a partir del 28 de febrero. 
Benedicto XVI ha sido un Papa valiente, emprendedor y ahora, con este gesto, se puede decir con razón que profundamente humilde. Así se presentó en el momento de su elección, como un “humilde trabajador de la viña del Señor”; así ha sido todo su pontificado y así ha querido que sea el final del mismo. 
Desde Obras Misionales Pontificias de España queremos agradecer al Papa el ministerio que ha ejercido en favor de toda la Iglesia, el impulso que le ha dado y su espíritu misionero. Sin grandes declaraciones, ni mucho alarde, el Papa Benedicto XVI ha dejado muy marcado a la Iglesia el camino que debe seguir en este inicio del siglo XXI: el trabajo constante, callado, humilde, cotidiano… para vivir la fe en Cristo, presente en su Palabra y en los sacramentos, especialmente la Eucaristía, que nos lleve a los cristianos a una nueva evangelización y a un nuevo impulso de la misión ad gentes

No hay comentarios :