25 de julio de 2012

Jornada de la Familia Misionera Riojana


Desde hace ya 21 años, el mes de Julio está reservado para los misioneros  riojanos: el segundo domingo son cada vez más las parroquias, comunidades religiosas e institutos seculares que los recuerdan en sus celebraciones y cooperan aportando la colecta de ese día a la Delegación de Misiones. Gracias a esta generosa colaboración, podemos responder a algunas peticiones en forma de proyectos que nos solicitan directamente, y al mantenimiento de nuestra Misión Diocesana de Fô-Bouré en Benin.
Así, el pasado día 8 de julio, el lema “Sé laico misionero” nos dio pie  para proponer y proponernos la vocación cristiana a la Misión: seamos consagrados o laicos. En esta ocasión prestamos más atención a los seglares vocacionados para vivir su fe en un territorio de Misión; laicos misioneros que hacen de la Misión su proyecto y compromiso de vida. Participan en proyectos en los que se les pide una colaboración técnica en los ámbitos de la educación, sanidad, pastoral, medios de comunicación, agricultura… Centran su trabajo en el testimonio de vida según los valores del Evangelio, y muestran actitudes de respeto, escucha e interés entre las gentes con las que conviven con alegría.
Pocos días después, el sábado 14, tuvimos la Jornada de Convivencia de la Familia Misionera Riojana: a las 9 de la mañana dos autobuses, con 118 personas, salieron de la estación de Logroño rumbo a tierras burgalesas: la primera parada fue en Briviesca, en donde don Juan José Omella presidió la Eucaristía en la iglesia parroquial de San Martín. Paseamos por la pequeña y hermosa ciudad medieval de Frías y visitamos en Oña la exposición de las Edades del Hombre ‘Monacatus’, todo ello vivido en convivencia fraterna y alegre. Los testimonios que los misioneros allí presentes dieron, en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Oña, culminaron una jornada que nuestra Diócesis mantiene por considerarla muy importante en el calendario anual misionero. 

No hay comentarios :