21 de agosto de 2011


Jóvenes que ayer estabais en Cuatro Vientos, aguantando la lluvia, coreando el nombre del Santo Padre, cantando que sois la juventud del Papa.
Jóvenes que rezabais en un impresionante y emotivo silencio ante el Santísimo, elevando vuestra plegaria al Señor.
Jóvenes que habéis vivido una "gran aventura" junto a Benedicto XVI. Hoy habéis sido enviados como misioneros para anunciar el Evangelio con vuestras propias vidas.
El Santo Padre os ha recordado en la Eucaristía de clausura de la JMJ que también a vosotros os incumbe la hermosa tarea de ser misioneros que vayan por las tierras más recónditas de los cinco continentes para anunciar a Jesús allí donde aún no le conocen.
Responded a Jesús con generosidad y valentía como corresponde a un corazón joven como el vuestro.

No hay comentarios :