29 de abril de 2016

No se irán de Yemen


Anselm, Reginette, Marguerite y Judith, Misioneras de la Caridad y ahora también mártires de la Iglesia, fueron asesinadas el pasado 4 de marzo en Aden (Yemen) por presuntos terroristas islámicos que entraron a buscarlas a la casa donde cuidaban de 80 ancianos olvidados. Se llevaron por delante a otras cocho personas hasta que las encontraron. Ataron sus manos y abrieron fuego a sangre fría. El sacerdote indio que vivía en el convento, Tom Uzhunnalil, fue secuestrado. Para el Papa, estas religiosas y sus amigos muertos no son solo víctimas de sus verdugos, sino también "de la globalización de la indiferencia". El miedo, sin embargo, no va a poder con las Misioneras de la Caridad. "Madre Teresa estuvo en los rincones más remotos del mundo, independientemente de las circunstancias locales", han dicho. Por tanto, no se irán de Yemen. En este país, cientos de miles de niños están en riesgo de malnutrición y millones no tienen acceso a cuidados sanitarios ni a agua potable debido al conflicto. Según Unicef, una media de seis niños mueren o son heridos cada día. 


                                                              Revista Supergesto nº 125

No hay comentarios :