10 de marzo de 2016

Impresionante carta del Padre Ibrahim, párroco de la Comunidad Parroquial de Alepo en Siria

" Nosotros no nos rendimos. Estamos afligidos pero no angustiados. En las casas afectadas que hemos visitado con los ingenieros hemos repartido cajas de alimentos de emergencia y hemos empezado a hacer reparaciones, empezando por puertas y ventanas. a los que se han quedado sin casa les ayudamos con dinero para alquilar viviendas durante meses, con la posibilidad de renovar el alquiler. Son muchísimos los que llaman a nuestra puerta aterrorizados, sobre todo las familias con niños pequeños. La mayoría de ellos no se plantea huir. No tienen dinero para el viaje. Par mí, en esta situación,no queda más que la acogida y la escucha. 
(...) Él está presente, sufriente, colgado en la cruz, y no mira de lejos mientras los suyos sufren. Está presente en medio de Su pueblo, lo ayuda y lo asiste mediante la ternura misericordiosa de sus pastores, aunque están muy cansados y amargados viendo lo que le pasa a su grey. Así es para nosotros, hermanos franciscanos. Y por eso seguimos aquí".  

                                       Hoja Pueblo de Dios. nº 313
                                                                           Diócesis de Calahorra y La Calzada - Logroño
                                                                 

No hay comentarios :