11 de abril de 2017

Hambre, una cuestión política

Sudán del Sur. El país más joven del mundo se enfrenta a una situación de hambruna que afecta a casi la mitad de su territorio.

No se trata de la crisis política que padece el país. Tampoco del enfrentamiento armado entre el presidente Salva Liir y el vicepresidente Riek Machar. No es una cuestión de que Sudán del Sur sea viable como Estado o de su dependencia de Jartum. Se trata, sencillamente, de que unas 100.000 personas sufren hambruna y de que otro millón más está al borde de padecerla, tal y como acaba de alertar la ONU. Es decir, que están en riesgo de morir por esta causa. Desde este organismo internacional  se señala que es necesaria una “acción urgente para evitar que más personas mueran de hambre”.

La guerra y el colapso de la economía han sido los causantes de una situación que se ve agravada  por la inacción del Gobierno. La ONU afirma que ya se ha declarado la hambruna en varias partes del estado de Unidad, en el norte, donde se estima que el número de personas que padecen hambre aumentará a cinco millones y medio, si no se actúa con urgencia para solucionar la crisis alimentaria. Cuando la cosecha se haya agotado, previsiblemente en torno al mes de julio, la situación puede ser dramática. Es la peor catástrofe de este tipo a la que se enfrenta Sudán del Sur.

                                                        Ver más
                                                                           
                                                        Miguel Domingo.
                                                                                   Misioneros del Tercer Milenio nº173

No hay comentarios :